Bloguear como complemento a la publicación académica

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Gracias a la doctora en Ciencias Políticas y de la Administración por la UPV/EHU Mentxu Ramilo -con cariño y admiración el calificativo por delante de su nombre- he accedido al artículo que referencio en este post: How to write a blogpost from your journal article in eleven easy steps. Trata sobre la utilidad de postear en un blog, más allá de la  necesaria publicación científica que lógicamente cualquiera debe generar como mérito en su carrera académica. Su autor, Patrick Dunleavy lo justifica así: “just a more readable and hopefully more popular version of that article, with key messages summarized in about 1,000 words”. Indicar, por cierto que estamos ante el autor de Authoring a PhD: How to plan, draft, write and finish a doctoral dissertation or thesis, un libro cuyo título en sí dice mucho de quien lo ha escrito.

Sí, quizá la publicación académica, en busca de su rigor científico, puede pecar en exceso de elitismo. Claro que el guión exige publicar en ciertas revistas, con cierta lógica científica y los avales de unas referencias bien construidas. Pero también es cierto que en el plano de la divulgación queda camino por recorrer si queremos que nuestros trabajos sean conocidos… ¡y referenciados! Y ahí tiene sentido lo de postear, para lo cual el artículo de Patrick Dunleavy es útil. Muy resumido, nos propone estas once claves (que he matizado en algún caso) para escribir artículos en un blog a partir de papers académicos:

  1. Mil palabras deberían ser suficiente, quizá menos. Y, por supuesto, con una redacción más digerible.
  2. Enlaza siempre que puedas el artículo académico original (mejor si hay versión abierta) e intenta eliminar contenido metodológico a no ser que sea clave en la investigación.
  3. No hace falta tanta referencia académica aunque la fundamental sí debería aparecer (y, de nuevo, si hay versiones abiertas de lo que enlazas, se agradecerá).
  4. Busca un título que enganche: muchas veces se lee o no en función de lo que hayamos escrito ahí.
  5. Incluye algún extracto en forma de gancho, que se lea fácil y que llame la atención, pensando en una narrativa que haga que quien lo lea conecte con el texto.
  6. Proporciona especial relevancia a las conclusiones, esa parte que sí o sí habría que leer y que hace evidente el valor del artículo original.
  7. Un par de gráficos siempre aligeran la lectura y provocan interés. Y recuerda formatearlos bien para que transmitan calidad también en su diseño. Si puedes recurrir a alguna infografía, mejor aún.
  8. Adapta el tono: estás en un blog y no en un silo académico. Hay que enlazar, incluir negritas, relajar el tono de los párrafos, jugar con viñetas. Ayudar, en definitiva, a una lectura ágil.
  9. Como en cualquier película, el final puede marcar la impresión que te lleves de ella. Aquí igual, el cierre debe animar además a continuar con nuevos textos.
  10. En algún lugar destacado del post debes indicar el título completo de tu artículo académico y, si es posible, un enlace al texto completo.
  11. Incluye 4-5 líneas con una breve biografía sobre ti, aunque dependerá del tipo de blog en que publiques. Puede estar de más si es solo tuyo pero puede ser muy útil si lo haces como parte de un blog colectivo.

Como no podía ser de otra manera, el artículo original lo explica con más detalle. Aquí no estamos posteando de la manera en que nos propone el autor sino que nos servimos del blog como herramienta de narración del proceso de doctorado. Sin embargo, sí que hemos incluido referencias a un paper que nos aceptaron en el Congreso Internacional VISIO 2016.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

4 Comentarios

  1. Iñaki Murua

    En mi caso, Julen, mi blog de doctorado fue más mi “bitácora personal” que un modo de divulgación. Es más; eran otros tiempos (no ha pasado tanto, pero sí de cuando se tenía “guardada” la investigación) y fue de acceso limitado. Así todo, me ayudó e incluso una selección de los posts figura como anexo en el texto de la tesis.

    Responder
    1. Julen Iturbe-Ormaetxe (Autor del artículo)

      Conste que el rol de “bitácora personal” también lo contemplo y de hecho en mi caso muchos de los artículos tienen esa intención: narrar el proceso. Me sirve de compromiso con una planificación que sí o sí tengo que cumplir. Buena idea lo de anexar posts 🙂

      Responder
  2. Mentxu

    La admiración es mutua, Julen! Me encanta tu talento y tu talante de aprendiz en beta permanente. Mucho ánimo en el camino del doctorado. Lo más bonito y enriquecedor, para mí, fue el proceso de elaboración y el trabajo de campo. Gracias por compartir en tu blog parte de este proceso.

    Responder
    1. Julen Iturbe-Ormaetxe (Autor del artículo)

      En mi caso, Mentxu, tengo la inmensa suerte de que las personas que estoy entrevistando desean compartir su experiencia. La actitud es genial y eso, comparando con otros casos que veo en gente de la uni que anda también con su trabajo de campo, no se paga con dinero. Tengo de aquí a junio para todo el trabajo de campo. A ver si soy capaz de cumplir con todo lo previsto. Y lo bloguear, ya sabes, cada cual con nuestros vicios 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *