10 razones para abrir un blog como soporte a una tesis doctoral

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

BLOG
Supongo que el balance es más lógico llevarlo a cabo una vez que hayamos pasado el pequeño trámite de leer la tesis doctoral y que el tribunal nos haya dado su visto bueno. Pero con más de dos años de camino recorrido creo que puedo poner sobre la mesa algunas ventajas de abrir un blog que nos acompañe en esta larga ruta hacia el doctorado. A fin de cuentas, ¿qué es un blog sino un cuaderno de bitácora? Nunca mejor traído a escena: un cuaderno que funciona como diario del viaje que decidimos emprender.

Partiendo de esa primera reflexión, me permito listar diez razones por las que un blog le hará mucho bien a cualquier doctorando:

  1. Obliga a una primera categorización de temas: los posts hay que clasificarlos en categorías y es un buen primer ejercicio que ayuda a concretar el marco conceptual y metodológico.
  2. Ayuda a disponer de una lista de tareas realizadas para tomar perspectiva y hacer consciente el camino que se está recorriendo.
  3. Abre la puerta a comentarios de personas interesadas en temáticas similares y permite una interacción potencial con la comunidad.
  4. Sirve para colocar en él determinadas referencias bibliográficas que son clave para identificar por dónde se mueve el doctorando en cuanto marco teórico.
  5. Sirve para dar referencia de lo que se está investigando a cualquier otra persona interesada en el tema: la URL del blog es nuestra carta de presentación.
  6. Se incorpora al armazón metodológico de la tesis y evidencia el enfoque científico de la investigación al tiempo que ayuda a comprenderla mejor.
  7. En función de la frecuencia de posteo elegida, obliga a una dedicación constante. Sirve por tanto para mantener la tesis en el centro de nuestra atención.
  8. Permite una expresión más ligera que la que se exige dentro de la ortodoxia de redacción de la tesis y, por tanto, la complementa con un enfoque más accesible. De alguna forma, nos saca de la cueva académica.
  9. Proporciona contenidos que serán de utilidad para el propio documento final de la tesis y una experiencia que formará parte del enfoque metodológico.
  10. Permite transmitir convicción y entusiasmo por la materia que estamos investigando con lo que contribuimos a poner en valor el objeto de investigación.

Vale, no soy imparcial pero a fin de cuentas cada cual tiene que buscarse apoyos para sacar adelante la criatura. Y en mi caso, creo que el blog me ayuda. Pero que cada cual decida hasta qué punto va con su estilo. Para gustos los colores.

La imagen es de Christian Schenettelker en Flickr.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

2 Comentarios

  1. Iñaki Murua

    Yo también he tenido un blog de doctorado, Julen (“Camino al doctorado”), pero en modo privado por indicación del director de tesis. Cuando lo creé eran tiempos en los que no se decía en voz alta que estabas en período predoctoral, al contrario de lo que sucede ahora que hay que darle visibilidad sí o sí.

    Estoy de acuerdo con los puntos que planteas; alguno más incluso: en mi caso, fue muy bien valorado por el tribunal. Si hay alguna persona interesada, en uno de los anexos del texto de la propia tesis hay una selección de posts (de entre los que se podían mostrar en público sin problemas, jejeje)

    Responder
    1. Julen Iturbe-Ormaetxe (Autor del artículo)

      Tomo nota de ese anexo. En mi caso estoy pensando dedicarlo no ya un capítulo pero sí un apartado específico para ponerlo en valor 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *