Unas reflexiones tras concluir la redacción del marco conceptual

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Comparto avance en la redacción de la tesis doctoral. Sé que en parte me repito con lo que escribí el pasado día 2, pero lo hago para darme un azucarillo de autoestima. Sí, ayer domingo por la tarde terminé de escribir el marco conceptual. Y debo decir que he fallado en mis previsiones. Pensé que lo terminaría más rápido porque, siendo sincero, lo había desarrollado bastante cuando presenté la memoria del proyecto de investigación. Pero cuando me he puesto a “retocarlo” ha resultado que, al disponer de más referencias que había ido leyendo a lo largo del curso académico anterior, el proceso se ha alargado.

He sentido el vértigo de “esto no se acaba nunca”. Repasaba y sabía que había otra referencia que había leído y no estaba citada. ¿Cómo no iba a incorporarla? Venga, una más; la última. Pero nunca parecía que iba a ser la última. Otro repaso y nuevas correcciones. El cuento de nunca acabar. En fin, ayer les envié correo electrónico a mi director y a mi codirector de tesis con el texto.  Al peso, 36.120 palabras de marco conceptual.  Y, como digo, con el vértigo de que cada revisión te provoca deseos de cambiar cosas.

La tesis finalmente se va a estructurar en seis capítulos.

  1. Introducción
  2. Contexto: propósitos, objetivos y preguntas de investigación.
  3. Marco conceptual.
  4. Metodología.
  5. Resultados de la investigación.
  6. Limitaciones, conclusiones y líneas futuras.

He preferido apretar ahora y adelantarme al calendario de entregas. En realidad, el compromiso era entregar los tres primeros capítulos (a sabiendas de que el de introducción lo retocaremos en profundidad) para el 30 de noviembre y lo estoy haciendo a día 5. Sí, ¿de qué me voy a quejar? En fin, vamos quemando etapas.

Si he apretado para quitarme de encima los capítulos dos y tres ha sido porque realmente donde entiendo que está la aportación de valor en los tres capítulos que vienen a continuación. Quiero entregar la metodología y los resultados para fin de año. Y visto lo visto, la redacción de un documento tan voluminoso me cansa. No soy capaz de dedicarle dos horas seguidas. Tengo que descansar y entretener la cabeza con otras cosas cada poco tiempo. Es lo que hay. Vamos aprendiendo. Será entrenamiento para cuando publiquemos el libro que vendrá tras la tesis.

Gracias por estar ahí. Nos leemos 🙂

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *