El Camino del Cid, un buen ejemplo

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

salvoconducto Camino del Cid

Casi siempre refunfuñamos del escaso apoyo que las instituciones públicas suelen ofrecer a las rutas de larga de distancia para bicicleta de montaña. No hace mucho escribía aquí sobre la TransAndalus y también sobre la TransEuskalherria. Dejando al margen el «negocio» en torno a las diferentes vías del Camino de Santiago, creo que hay un caso cercano que, hasta donde soy capaz de comprenderlo, merece destacarse en sentido contrario. Sí, estoy hablando del Camino del Cid, un buen ejemplo de ruta para bicicleta de montaña.

Algo que siempre me ha llamado la atención es que el Consorcio que está detrás de la ruta haya sido capaz de reunir a cuatro comunidades autónomas: Castilla-León, Castilla La Mancha, Aragón y la Comunidad Valenciana. Supongo que no debe de ser fácil. Ahora que se habla tanto de la despoblación que sufre buena parte del territorio peninsular, esta iniciativa creo que pone su grano de arena para animar las tierras por las que transita. El motivo elegido es la disculpa para recorrer caminos apartados de las multitudes.

No cabe duda de que los materiales que alberga su página web son muy completos. Allí están los tracks, información detallada de la ruta principal y de sus variantes, alternativas de alojamiento, textos para proporcionar contexto a la aventura y, cómo no, el salvoconducto para dejar constancia de la gesta y ahorrarse un dinerillo. Envían también, si te interesa, una newsletter con las novedades de la ruta y son bastante activos en las redes sociales. La ruta está balizada y aunque no he pasado por allí desde hace tiempo, da la impresión de que hay mantenimiento, que es lo que importa una vez tomada la decisión de colocar señales.

En mi caso, hace años que hice el Camino del Cid. Lo recorrí en tres tramos, primero desde Burgos hasta Teruel y luego desde allí hasta Elche. El tramo final hasta Orihuela quedó para más adelante. Fue un viaje un tanto extraño. Tuve algunos problemas físicos en la primera parte y recuerdo que iba muy mal entrenado. La que me llevó de Teruel a Elche me pilló también en una época algo tonta de estado de ánimo. Quizá se merezca una segunda oportunidad en lo que a pedalearlo se refiere.

Hay que decir que el Consorcio desarrolla un buen número de actividades de divulgación. Esto incluye el Premio Alvar Fáñez, «creado en el año 2010 por el Consorcio Camino del Cid con el objetivo de reconocer anualmente a aquellas asociaciones cuyos proyectos tienen por finalidad difundir, dinamizar y conservar el Camino del Cid o el legado cidiano» y un concurso de vídeos. En fin, date una vuelta por su página web y enseguida te darás cuenta de que hay movimiento. Otro detalle positivo: tal como se informa en el aviso legal, «los contenidos divulgativos pueden ser utilizados siempre y cuando se cite claramente su procedencia (www.caminodelcid.org), propiedad (Consorcio Camino del Cid) y, en el caso de que esté especificada, su autoría». Sí, no sé por qué no usan una licencia de Creative Commons, pero la intención es lo que cuenta.

Pues eso, que me parece un buen ejemplo de dedicación de las Administraciones Públicas a poner en valor un patrimonio, natural, cultural o arquitectónico, que bien merece la pena de conocer. La ruta está diseñada, por cierto, no solo para bici de montaña. También se ofrecen opciones para hacerla a pie o para cicloturistas de carretera. Vale, y también en coche. Que no sea por opciones. Eeeenga, anímate 😉

La imagen está tomada de https://www.caminodelcid.org/info-viaje/salvoconducto/

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *