Escuchar a los usuarios: big data y small data

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Big - small
Nos están vendiendo una especie de verdad objetiva que se deriva de los datos. Lo dicen los datos. Se acabó la discusión. Parecería que derivado del análisis masivo se deriva una especie de inteligencia al margen de que lo entendamos o no. Big data son correlaciones, no relaciones causa-efecto. Si A entonces B, pero no me digas por qué.

Nuestra investigación le ha hecho un guiño a lo que dice big data. ¿Por qué? Porque no tendría sentido desdeñar lo que se deriva de casi 40.000 mensajes intercambiados en un foro contemplándolo desde la fría aportación de las herramientas de análisis masivo de texto. Ya hemos explicado cómo trabajamos con web scraping y después con las hojas de cálculo que se derivan de él. Así podemos saber de qué se habla, por parte de quién, con qué intensidad y muchos otros fríos datos sin necesidad de leer nada. Sí, demasiado fácil como para no usar semejante torrente de información.

Pero luego está lo cualitativo que se deriva de una entrevista semiestructurada, con un guión previo y que avanza hacia lugares a veces comunes pero a veces insospechados. Frente al dato, frente a la estadística del número, emerge la cualidad de ciertos asuntos que se perfilan desde una comprensión mucho más global de la persona y sus particularidades. El usuario (recordad que hablo en masculino siempre porque esta comunidad que analizo está compuesta por hombres) deja de serlo por un momento y se transforma en alguien con una historia, con una formación, un trabajo, unas expectativas, una situación familiar. En definitiva, el usuario se hace único.

Y ahí hay hueco -vaya si lo hay- para caminar hacia nuevas formas de entender el producto, el servicio y todo lo que rodea en este caso a una bicicleta de montaña, la Orbea Oiz. Por contraponer a lo que viene desde big data, emerge small data, lo asociado a una persona en particular, que puede o no servir como usuario modelo, pero que siempre sugiere ideas.

Los dos enfoques deben complementarse, el dato que procede de lo global y la cualidad que se alimenta de lo particular. Desde luego que tienta la economía del primero porque es la tecnología automatizada la que trabaja y no un ser humano. Este queda al final del proceso para interpretar y dar sentido a lo que la tecnología está diciendo. Hasta donde somos capaces de ver, las entrevistas necesitan humanos, dos personas que conversan. Y cuando nos damos tiempo y profundidad suficiente, esa conversación sigue siendo una herramienta fantástica para recoger ideas. Un momento mágico que no podemos desaprovechar, por mucho big data que nos vendan 😉

La imagen es de Francisca Ulloa en Flickr.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

3 pensamientos en “Escuchar a los usuarios: big data y small data”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *