Sufrir para disfrutar, esa extraña pasión en el ciclismo

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Aunque es evidente que el sufrimiento tiene que ver con una manera “extrema” de montar en bici, casi todo el mundo reconoce que forma parte, en cierta manera, del imaginario ciclista. Nos sirve este detalle para reseñar un libro muy interesante de cara a coger cultura alrededor del ciclismo (sobre de todo de carretera y de carácter profesional). Hablamos de la Ciclopedia, subtitulada como Guía ilustrada de ciclismo (a no confundir con otra “ciclopedia” sobre el ciclismo español, por cierto).

Mediante una serie de gráficos y dibujos se repasa información relacionada con el ciclismo: curiosidades alrededor de las tres grandes vueltas, mitos como Coppi, Anquetil, Induráin y otros cuantos más, datos de los cinco “monumentos” (las clásicas) o interioridades sobre cómo funciona el ciclismo profesional. Entre estos contenidos, hay un para de  referencias al “sufrimiento”. Y de ahí la disculpa para este post.

Una referencia es la que tiene que ver con la “ciencia del sufrimiento“, donde se aportan datos sobre las exigencias biológicas a las que los ciclistas profesionales someten su cuerpo: los mililitros de oxígeno por kilogramo de peso corporal que consumen, la potencia en watios que llega  a desarrollar un sprinter, el mínimo porcentaje de grasa corporal de un profesional, las calorías que se consumen en una etapa o los litros de líquido que se necesitan para mantener la hidratación. Datos que, todos juntos parecen una auténtica locura.

Además, otra referencia en torno al sufrimiento tiene que ver con citas atribuidas a algunos ciclistas. Dejamos aquí tres de ellas que nos han llamado la atención:

El ciclismo no es un juego, es un deporte. Arduo, difícil y cruel, y exige un gran sacrificio. Se puede jugar al fútbol, al tenis o al hockey. Al ciclismo no se juega.

Jean de Gribaldy, profesional francés de 1945-1954, director deportivo en 1964-1986

Si hubiera sabido cuánto iba a sufrir, no lo hubiera hecho. En absoluto.

Chris Boardman tras batir el récord de la hora.

El entrenamiento es como luchar contra un gorila. Uno no para cuando está cansado, para cuando el gorila está cansado.

Greg Henderson, neozelandés que compitió en la temporada 2016 con Lotto-Soudal.

 

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

3 pensamientos en “Sufrir para disfrutar, esa extraña pasión en el ciclismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *