Quien tiene los datos tiene el poder: Strava

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail
El Gran Bilbao en el mapa de calor de Strava

Ya hemos hablado aquí antes de Strava. Los datos de crecimiento continúan imparables y derivado de esto, los informes que son capaces de mostrar impactan. Es el caso del reciente mapa cromático que muestra la intensidad de uso de Strava en el mundo. Este mapa de calor de Strava recibe los datos individuales de cada usuario, pero es en el agregado donde se convierte en un soporte para quienes tengan que planificar recursos en función del uso.

Strava es quien en estos momentos conoce el comportamiento de los usuarios. Olvida marcas, tiendas o lo que quieras. Quien tiene los datos, cada vez más y con mayor profundidad, es Strava. Tremendo, además, que tenga en marcha servicios Premium, pero es lo que hay. No es solo que tú le des los datos, sino que te cobra por el hecho de que puedas acceder a estadísticas más elaboradas. Un modelo de negocio, que, si les funciona, parece demoledor: por una parte usuarios individuales que pagan porque entienden que hay valor añadido en lo que reciben y, por otra, explotación de datos globales que pueden ser vendidos a otro tipo de clientes corporativos.

En la era del consumidor, quien mejor le conozca, lleva unas cuantas traineras de ventaja. Hoy en día es el caso de Strava, no hay duda. No importa que tu dispositivo sea Polar, Garmin o de cualquier otra marca. Cada vez hay más y más sincronización con Strava porque ahí es donde está la masa. Allí están quienes te pueden servir de comparación y estímulo. Jugada redonda.

Hay que estar atento a cómo evoluciona este gigante. Hace tiempo que llegó al billón de actividades registradas. No es broma. Un agente en el sector del MTB (lo que aquí investigamos) con el que hay que contar, sí o sí. Y su poder e influencia son mayores cada día que pasa.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

4 pensamientos en “Quien tiene los datos tiene el poder: Strava”

  1. Yo sigo sin poder conectar con usuarios que pasen a menudo por mis segmentos y que tarden mis tiempos aprox.
    Y si ya fueran de mi edad, chapeau!

    Esa mierda de sitio web (la app aún peor) se empeña en presentarme a contactos de mis contactos aunque vivan en tombuctú y tengan 23 años.

    Y lo que yo quiero es conocer a vecinos de mi edad, a los que les cueste lo mismo que a mí hacer los recorridos de alrededor del barrio.

    No sé yo para qué tanto dato…

  2. Yo he descubierto un mundo en el que están mis amigos y mis referentes regionales en el mundo del Running y de la bicicleta, y cómo no, los triatletas.

    Cada APP te da sus propias estadísticas, cada fabricante las suyas, pero las curvas de potencia para los ciclistas y las de fitness para los Runners son funciones Premium que puedes probar gratuitamente durante un mes y si te interesa su servicio, mantenerlo contratado y seguir pagando por ello. Yo me metí en Strava por la curiosidad de otras personas usuarias de mi entorno, como Julen. Ventaja, es compatible con cualquiera de los dispositivos del mercado, Polar, Garmin, Suunto, TomTom, Fitbit, Apple, … con lo que puedes compartir y comparar datos con otros como tú pero con dispositivos diferentes. Al final, en las redes hay que estar donde están los usuarios, yo los he encontrado en Strava.

  3. No hay duda, Venan, de que cuando una app la usa la gente de tu círculo cercano las probabilidades de que tú también la uses son muy elevadas. Eso sí, no está de más echar un vistazo a los modelos de negocio que están detrás y a la forma en que usan todo ese arsenal de información “personal” que tienen de cada uno de nosotros 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *