La tesis doctoral: resultado frente a proceso

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

DSC_2450
No hace mucho Amalio Rey escribía en su blog este artículo: Cuando importa más el proceso. En él, tomando como punto de partida su experiencia en design thinking reflexionaba sobre la importancia de que las personas con las que trabaja aprendan de los procesos en que participan. Sí, lógicamente existe una presión por llegar a un resultado, pero importa sembrar para que en el futuro sean capaces de hacerlo de nuevo. La vieja historia de la caña de pescar o los peces.

Una tesis doctoral vive presa de su resultado final. Quedará para la posteridad un entregable. Ese documento hablará de quién lo escribió y de quien lo dirigió. Incluso hablará de la institución en que se presentó. ¿Qué queda del proceso de trabajo hasta llegar a ese resultado? Supongo que el propio documento, a través de lo que describa respecto a la metodología, proporcionará la mejor de las pistas. Pero no es difícil adivinar que seguramente debería haber un mejor balanceo entre proceso y resultado.

En mi caso, desde el principio pensé que sería importante una cronología que ayudara a cualquiera a recorrer el camino que, espero, conduzca en junio a la defensa de la tesis ante el tribunal. Por eso decidí que sí o sí necesitaba un blog, este blog. Sería una estructura paralela que permitiría otra forma de aproximarse a la investigación.

Ya he hablado de ello en otras ocasiones en este blog. Hay una página titulada “Ya realizado” en la que aparece una simple tabla con dos columnas. La primera es para la fecha y la segunda para describir algún hito significativo en el camino. Se muestra sin excesiva complejidad; más allá de que la tabla contiene, claro está, muchas filas, porque arranca un 9 de septiembre de 2014. Desde entonces ha llovido lo suyo.

Soy consciente de que esta tabla no refleja la carga de profundidad que supone el doctorado, pero creo que permite una visión más amable de eso a lo que aludía Amalio en su artículo. Queremos aprender del proceso y un primer paso es registrarlo.

Y una última reflexión: ¿termina la investigación con la defensa ante el tribunal? Quiero pensar que no. De hecho, sigo leyendo el foro, sigo aprendiendo de su dinámica de conversación, sigo pensando que nada importante de verdad ha terminado. Sí, habrá un documento y una calificación. Pero la vida sigue, como no puede ser de otra forma.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *