Comenzamos la relectura de la tesis para preparar la defensa

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Reconozco que desde que terminé de escribir la tesis he dejado dos meses casi en barbecho el “tocho”. Las 150.000 palabras han quedado depositadas, tranquilas, a la espera de un repaso en forma de lectura para ir preparando la defensa. Ahora ha llegado el momento de ponerse con esta tarea. De aquí al 12 de julio a las 11 de la mañana quedan dos meses largos y, a decir verdad, con ciertos temores, voy a leerla por primera vez con cierta distancia.

Claro que tengo ya algunas ideas sobre cómo encarar la defensa. Me gustaría comenzar con alguna de mis experiencias personales para dar a entender lo “chiflada” que está cierta gente con sus bicis. Esos “chiflados” en sus “locos cacharros” son usuarios con un gran potencial para las marcas. En este caso, para Orbea. Querría comenzar con algo que dé a entender por qué hoy en día esto es posible y hasta qué punto las personas profundizan en el conocimiento de los productos y servicios que desarrollan las marcas.

Ahora que ya he comenzado a releer la tesis vienen, cómo no, algunas dudas metafísicas. Relees y empiezas a ver contenido con el que no acabas de estar del todo a gusto, contenido que si pudieras, ¡lo cambiabas ahora mismo! Pero no hay opción; así que habrá que colocarse en modo zen, respirar hondo, contar hasta diez y seguir leyendo sin que entremos en una debacle de autoestima. Pero, insisto, el riesgo de minusvalorar lo que has escrito está ahí, es muy real.

La relectura me va a servir, también, para ir seleccionando ideas y contenidos que formarán parte del libro que vamos a publicar hacia final de año (con sus lógicas adaptaciones). La defensa nos enfrenta ante un tiempo limitado donde hay que priorizar y tener muy claro qué contenido aporta valor y cuál debe quedar sepultado dentro de la tesis. Quienes conforman el tribunal también juegan un papel relevante. Una cosa es lo que uno cree que aporta valor y otra bien distinta lo que vendrá desde su punto de vista. Será un juego divertido. Y, por cierto, todavía tenemos pendiente qué dimensión “publicitaria” le damos a la defensa. Algo que espero decidir con Orbea en breve. Espero, espero 😉

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *