La defensa de la tesis doctoral será el 12 de julio

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Al final, como anticipaba en el post anterior, creo que me estaba ahogando en un vaso de agua. Tras una serie de gestiones infructuosas encaminadas a que la defensa fuera, primero en la semana del 25 de junio y luego en la siguiente, y que no llegaron a buen puerto, finalmente hemos acordado que será el 12 de julio. MI nerviosismo ha tenido que ver con que si en esa semana del 9 de julio no lo conseguía, aparecían enfrente los nubarrones de las vacaciones estivales. Pero ahora sí que de verdad tenemos la fecha que culmina el proceso.

Será en Oñati y muy probablemente a las 11:30 o a las 12:00. Como ya hicimos con la defensa de la memoria del proyecto de investigación, lo emitiremos vía streaming. Así que cualquiera que quiera asistir a la defensa lo podrá hacer desde su dispositivo.

En nuestra normativa se exige un tribunal compuesto por cinco miembros. Además, director y codirector deben estar presentes. Coordinar la agenda de estas siete personas es lo que me ha generado cierta tensión, pero al final, como no podía ser de otra forma, hemos llegado al acuerdo de esa fecha. Hay tiempo suficiente para preparar una buena defensa. Tengo que desarrollar un soporte, seguramente un PowerPoint con ciertos toques “artísticos” y no sé si con algún vídeo de por medio, para sostener las explicaciones.

De momento no me tomo la defensa como un momento que me genere ansiedad, sino más bien como una especie de liberación, de querer contar aquello que creo que aporta valor. A ver si acertamos. Parte de los contenidos que desarrolle me servirán para incorporarlos al futuro libro que publicaremos, si cumplimos plazos, a finales de año. Luego vendrá la vida posterior a la tesis, relacionada con la gestión en torno al sector de la bicicleta. Tiempo al tiempo.

De momento, por tanto, felicidad. En 1986, según dice la Wikipedia, un 12 de julio los científicos llegaron al lugar del naufragio del transatlántico Titanic para explorarlo. Supongo que sentirían algo especial. Pues yo, en otro orden de cosas, lo mismo. Ya está: el 12 de julio a defender la tesis. Sí, San Vicenciolo de Lyon 😉

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Las dificultades para acordar la fecha de defensa de la tesis

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

A estas alturas de partido, uno es sensible a ciertas variables que muy probablemente en otro contexto no tendrían más trascendencia. Ahora mismo estoy encallado con un asunto burocrático: encontrar una fecha en la que todas las personas implicadas en la defensa, esto es,  quienes conforman el tribunal, mi director y mi codirector, tengan disponibilidad. Y sí, ha empezado la fiesta del si tú puedes, yo no. Total, que no sé muy bien todavía cuándo voy a defender la tesis.

En nuestra universidad la normativa exige que sean cinco las personas que conforman el tribunal. Nada de tres, como ocurre en otras y nada de que se habiliten soportes tecnológicos para intervenir mediante videoconferencia o fórmulas parecidas. No, en mi universidad hay que estar de cuerpo presente. Así son las cosas.

La idea inicial había sido el 25 de junio, pero dos de las personas que conforman el tribunal tienen dificultades. Es lógico, la gente tiene sus compromisos, hay que entenderlo. La semana siguiente mi director de tesis está en Holanda; así que hay buscar alternativas. En ello estamos.

Comento todo lo anterior supongo que con cierta sensación de pataleo, pero a sabiendas de que las normas son como son y hay que cumplir con ellas. La realidad es que tampoco debería suponer ningún problema irresoluble. Sencillamente exige más gestiones, nada más. Voy a intentar buscar una fecha en la semana del 9 de julio. No quiero irme más allá porque ahí sí que entramos en fechas peligrosas: quien más quien menos empezará a pensar en sus vacaciones veraniegas.

En fin, no es más que un post de desahogo por este pequeño estrés que me ha entrado a cuenta de cerrar la fecha. En realidad, creo que me estoy ahogando en un vaso de agua. No sé, sensaciones extrañas que le entran a uno cuando está al final de este viaje. Bueno, al final, de esta etapa del viaje. Porque la ruta continuará 😉

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Los usuarios y sus referentes: cuando (casi) todo es comunicación

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Sé que me voy a repetir porque ya escribí de esto mismo antes de ir a pedalear a la CicloExtremeña, pero sigo dándole vueltas a la forma en que la reciente Absa Cape Epic ha supuesto una auténtica explosión de ¡comunicación audiovisual! Esta carrera de MTB, reconocida como uno de los mayores eventos mundiales en este ámbito, ha sido carne de cañón para el despliegue no ya de lo último en bicis y componentes sino, también, de cámaras, micrófonos y drones. Las marcas siguen apostando por YouTube como medio para llegar a los usuarios. El despliegue, en esta ocasión, ha resultado brutal.

Desde la perspectiva estatal, cuatro han sido, sobre todo, las referencias: Imparables, Valentí SanjuanJordi Barri, Zugasti-Losada (a través del canal de Zugasti) y Orbea Factory Team, el canal “oficial” de la carrera de Zugasti y el niño Losada. Han sido diferentes puntos de vista, pero la dimensión comunicativa “desde dentro” del evento ha dado un paso de gigante. ¿Llegaremos a ver algo parecido en el ciclismo de carretera?

La diferencia entre la carretera y la montaña en ciclismo es que competiciones como la Absa Cape Epic agrupan a ciclistas profesionales y amateurs, algo que no parece que veamos nunca en el ciclismo de carretera. La reglamentación UCI que afecta a las carreras restringe, curiosamente, su dimensión mediática. Me temo que la pelea tiene que ver con derechos y con la realidad de que la gente quiere acceder a contenido en vídeo desde dentro de las pruebas. La nueva regulación contempla que solo se admitirán las cámaras onboard que la UCI decida. Queda claro por dónde van las cosas, ¿no?

La espectacularidad de un evento deportivo no tiene que ver con su teórico valor en función de la calidad de quienes participan. Ahora lo que de verdad cuenta es su dimensión comunicativa. Un evento lo es en la medida que sea capaz de trasladar su intrahistoria a las cámaras. Un caso espectacular, no hay duda alguna, es el del Orbea Factory Team de la mano, hay que reconocerlo, de la habilidad de Zugasti junto a su inseparable Looker Media para narrar lo que sucede con un particular estilo, mezcla de dotes naturales de comunicación, cierta gracia y una cuidada labor técnica. Ya escribimos de superusuarios en su día.

Pues bien, todo lo anterior viene a confirmar el gran poder del vídeo para trasladar marca y producto a los usuarios. No sabemos cómo evolucionará, pero ahora el truco es evidente: cuentámelo en YouTube 😉

Y ya puestos, os dejo con otro youtuber, Ángel Cabrera, que se ha encargado de analizar la producción en vídeo de esta reciente Absa Cape Epic.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Trámites burocráticos y a preparar la defensa de la tesis

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

IMG-20180401-WA0004

Retomamos la actividad en el blog del doctorado para informar de los siguientes pasos tras el depósito oficial de tesis el pasado 22 de marzo. Hoy martes 10 de abril tengo reunión con el secretario académico para conocer más de cerca los detalles administrativos necesarios para conformar el tribunal y acordar la fecha definitiva de defensa de la tesis.

Como ya he comentado en ocasiones anteriores, la intención es defenderla en la última semana del mes de junio. Veremos si es posible o hay que cambiar planes. Hace tiempo ya que contactamos con quienes, en principio, serán las personas que conforman el tribunal. Si todo va bien, como ya comenté en un post anterior, serán Mariangélica Martínez, Mikel Mesonero, Nekane Aranburu, Francisco Javier García Rodríguez y Ramón Sangüesa.

Mi tesis está licenciada con Creative Commons Compartir-Igual 4.0 por lo que no creo que haya excesivos problemas para hacerla llegar a los miembros del tribunal. Eso sí, a ver si conseguimos compaginar las agendas de esas cinco personas para la semana del 25 de junio. Y ya adelanto que si la conseguimos defender esa semana, se producirá un curioso alineamiento de los astros. De momento no puedo contar más.

Tras rematar la parte burocrática se abre el capítulo de preparar la defensa de la tesis. Hay que decidir qué soportes utilizamos y también la posible dimensión “mediática” de acuerdo con Orbea. Estos tres años de trabajo se merecen un cierre en condiciones, con el que hacer honor a la dedicación que nos ha supuesto. Me lo tomo como un momento de disfrutar y espero que no sea (como ya he escuchado en muchos casos) un mal trago repleto de nervios. No me veo en esa situación, pero cosas más raras se han visto.

Lo dicho, me pondré en modo zen y buscaré la forma de disfrutar de esa defensa. En la reunión de hoy trataré de acordar el lugar, Bilbao, y que la podemos sacar vía streaming, como ya hicimos con la memoria del proyecto de investigación.

 

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

La espectacularizacion del MTB

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

La Absa Cape Epic puede ser, junto a la Titan Desert, una de las grandes competiciones del MTB por etapas de la actualidad. Más enfocada a la competición que la Titan (que se rodea de un aire más aventurero), congrega a muchos ciclistas de renombre. Se juntan especialistas del MTB como Schurter, Hermida o Coloma con otras figuras retiradas del ciclismo de carretera que ven una especie de segunda juventud en esto de la bicicleta de montaña como Evans, Hincapie, o Purito Rodríguez. Junto a ellos, los habituales Zugasti, Sanjuan y la colección de Imparables. ¿Qué tienen todos en común? La narración a través de sus diferentes canales en YouTube. Zugasti en estéreo, con su propio canal y con el oficial del Orbea Factory Team junto al niño Losada gracias a LookerMedia, Sanjuan en el suyo propio, Imparables con su parafernalia. Todos a contar sus experiencias y a espectacularizar sus pedaladas.

Creo que es un fenómeno imparable. Hay hambre de experiencias y las marcas saben que deben cultivar el género épico-lúdico para mantener entretenido al consumidor prosumidor. Al final hay dos carreras, las de los ciclistas, mecánicos, fisios y demás oficios en torno al deporte y las de los equipos de producción de vídeo, corriendo detrás de quienes pedalean y a la captura de imágenes de drones y helicópteros. Lo dicho, un espectáculo.

Las marcas van de la mano de sus ciclistas, que lucen los últimos adelantos tecnológicos para mostrar al mundo su liderazgo. Eso sí, luego puedes tener la mala suerte de que la BH de Sanjuan casque a lo bestia: biela y pedalier en la etapa prólogo. Resultado: más épica porque el hombre tuvo que correr 17 kilómetros con la bici al lado y solo pudiendo hacer algunas bajadas sentado sin pedales, aunque luego más tarde ni eso porque se le estropeó el sillín. Y no contento con ese sucedido, en la segunda etapa parte el manillar en dos. Ya digo, más épica al canto.

Explico lo anterior porque no hay duda de que los productos (las bicis) deben viajar hacia sus usuarios mediante experiencias y a menos no parece que vaya a ir. Eso sí, resulta curiosa esta insistencia en dirigir los mensajes a través de YouTube. En este mismo sentido experiencial parece que hay movimiento respecto a UNIBIKE, que no se celebrará este año en busca de otro tipo de alternativas. Ya lo explicaremos otro día. En cualquier caso, el modelo de influencers y superusuarios se impone.

Por nuestra parte, mañana nos vamos para Extremadura con la intención recorrer durante 15 días la Cicloextremeña, una ruta para MTB que han diseñado desde conalforjas.com. Como en otras ocasiones podéis seguir las crónicas diarias que escribiremos a través de nuestro otro blog. Así que hasta dentro de 20 días no habrá nuevos posts en este blog. Nos vemos 🙂

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

La paradoja de la digitalización respecto a la práctica del ciclismo

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Uno de los grandes problemas que enseguida se cita en torno a la omnipresencia de smartphones y tablets es el sedentarismo que pueden implicar. Los e-sports no parecen requerir más actividad física que aquella que tiene que ver con los dedos de nuestras manos. Eso sí, comparten con el deporte tradicional el sentido de competencia entre partes que tratan de ganar los partidos, pero no hay que mancharse de barro, mojarse o desarrollar esfuerzos físicos de consideración. No, las pantallas no nos piden movimiento.

Como decimos, desde esa perspectiva la digitalización del deporte, en este caso el ciclismo, conduce a un tipo de práctica que entraña ciertos riesgos para la salud derivados de los modos de vida sedentarios. Sin embargo, la digitalización también introduce una experiencia de práctica mucho más rica que la tradicional. Y también, por cierto, un considerable salto en la experiencia de quienes ven el deporte en sus televisores o en cualquier otro dispositivo. Todo tiene que ver con los datos. Vamos con un ejemplo muy simple.

No hay duda de que conocer datos de otras personas que practican MTB en tu zona y comparten sus registros en Strava proporciona un feedback que puede estimular el deseo de mejorar nuestro rendimiento. Incluso si solo lo comparamos con nuestros propios resultados. En mi caso, el sábado pasado rebajé en medio minuto una subida que había realizado en otras ocasiones. No me tengo por alguien con carácter competitivo, pero cuando llegue arriba pensé: Julen, seguro que has rebajado tu mejor tiempo. Lo siguiente fue consultarlo en Strava al terminar. Y sí, ahí estaba el azucarillo de autoestima.

Los datos que provienen de los dispositivos digitales que llevamos encima permiten una práctica más entretenida. En cierto modo estimulan la mejora. Los registros están ahí como referencia para que nos esforcemos más la siguiente ocasión. Podemos incluso acceder a datos de ciclistas profesionales para podernos comparar. Si es que no caes en una depresión al hacerlo, claro 😉

Cada vez disponemos de más información en torno a las rutas que hacemos: desniveles acumulados, kilómetros, porcentajes, índices del estilo IBP. Y junto a ese arsenal de datos están los que provienen de nuestra práctica: cadencia, frecuencia cardíaca, potenciómetro y todo un abanico de variables con las que alimentar la conciencia sobre el propio estado físico.

Sí, estamos en la era de los e-sports, el sedentarismo y problemas de obesidad en la población. Y, al mismo tiempo, cada vez hay más gente que corre, anda en bici o practica cualquier otro deporte apoyado en tecnologías que proporcionan más y más datos. Siempre con paradojas a cuestas, el signo de nuestro tiempo 😉

Este artículo forma parte de la serie sobre digitalización.

La imagen es de Nick Youngson y está tomada de Alpha Stock Images.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

Datos, ética, investigación y legalidad

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Ayer asistí en Bilbao a una charla de un par de horas que daba Jorge Campanillas: Cómo se regulan los datos en la Industria 4.0. Al margen de señalar que Jorge también es de los enganchados al mundo de la bici, siempre me ha parecido muy interesante esta visión que él nos traslada desde el punto de la legalidad. Hoy más que nunca hay que considerar los aspectos de privacidad. Y esto afecta también a los datos que manejamos en cualquier investigación, sea de carácter académico o empresarial.

No hay duda de que vivimos en un tsunami de datos. Constituyen la gran promesa para sacar adelante negocios rentables, adaptados a las necesidades reales de la gente. Así que parece que se ha abierto la vida para introducir sensórica por todas partes para recoger la mayor cantidad posible de datos. Luego, en fin… luego, ya se verá lo que se hace con los datos. Pero lo primero es lo primero: tengo que conseguir datos como sea.

Y respecto a este asunto ayer Jorge sacó a colación un tema muy interesante en su charla: la proporcionalidad. Sí, conviene manejar datos, pero aquellos que sean pertinentes y que tengan que ver con la actividad legítima de la entidad en cuestión. Y creo que aquí es donde las cosas se tuercen. La promesa de los datos nubla la vista y hace que, sea como sea, casi todo el mundo se lance a por ellos con toda la artillería a su alcance.

En una investigación académica, como la que hemos realizado aquí,  hemos partido, vía web scraping de los datos que provenían de los mensajes de las personas que participan en un foro de discusión en Internet. Cuando te enfrentas a algo así creo que también hay que echar mano de la ética. Quizá esta palabra ha faltado en la charla de hoy. Digo ética porque sí, el contenido es público, está abierto, cualquier puede acceder a él; pero hay que tener en cuenta el sitio que lo alberga, las personas que participan y el contenido sobre el que se conversa. Yo no solo (que también) mirando a su aviso legal. No es lo mismo un foro que dialoga sobre tratamientos experimentales con enfermedades raras que otro en el que se habla de bicis.

En cualquier caso, me parece que la prudencia es el mejor de los consejos cuando vamos a investigar y a acceder, como es mi caso, a datos públicos. Hay que anonimizar y hay que hablar con quien ha abierto el foro. Si vamos, además, a realizar observación participante, más si cabe. En el fondo, cuando le escuchaba a Jorge, todo el rato pensaba: prudencia, sentido común y ética. Es mi traducción de los requerimientos legales alrededor de la datos. Claro, yo estudié psicología y no derecho 😉

La semana que viene retomamos los posts sobre digitalización. Hoy un inciso para hablar de datos, que será el tema del siguiente post. Vamos, la pescadilla que se muerde la cola.

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

La digitalización del MTB

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Juanma Murua ha publicado en su blog Economía en chándal una colección de cuatro posts en torno a la digitalización y el deporte: (1) Un marco general, (2) el sistema organizacional, (3) conocimiento y desarrollo tecnológico y (4) simbolismo, imagen y marca. Ojo, porque parece que habrá más aún. Te recomiendo su lectura porque sirven para tomar perspectiva de un hecho, la digitalización, que admite muchas lecturas y cuya trascendencia quizá no somos capaces de asimilar en tanto que estamos todavía dentro del tsunami.

En el sector del MTB lo primero que hay que tener en cuenta es la extremada segmentación en nichos que presenta. Diríamos que hay muchas diferentes maneras de entender el MTB y esto necesariamente se traduce en cierta prudencia a la hora de comprender la transformación digital del sector. No hay duda de que, sea como sea, ya está aquí. Y el ejemplo más sencillo es analizar cómo compramos hoy una MTB.

A finales de 2017 Intense Cycles, una marca americana de cierto prestigio, decidió poner en marcha lo que ha denominado Intense Rider-Direct, un sistema de venta online con hasta un 25 % de descuento sobre sus anteriores precios y soporte postventa. El dato sería uno más si no fuera porque esta marca antes vendía a través de distribuidores tradicionales, las tiendas físicas, y ahora ha cambiado su modelo de negocio en busca de precios más competitivos. Adiós a la venta física, me quedo con la venta online.

Canyon lo viene haciendo desde hace años y le supone ofrecer unos precios que juegan con la ventaja de no soportar el 30-35% de margen que se llevaría un distribuidor. Lo digital como experiencia de compra supone en este caso un ahorro rompedor en el precio de venta final del producto. Solo desde esta perspectiva ya es relevante la transformación digital, pero no hay duda de que existen otras muchas formas de entenderla. Al final, estamos ante un fenómeno transversal que revoluciona tanto el producto como el mercado.

Otro gran elemento de la transformación digital del MTB tiene que ver con los datos. Tanto si proceden de la misma bicicleta como si vienen de la persona que monta sobre ella, los datos se convierten en el maná de los nuevos negocios. Ya hemos hablado aquí en varias ocasiones de Strava como uno de los grandes referentes en el sector, pero con la introducción de cada vez más sensórica en los productos, su monitorización ofrecerá una perspectiva de conocimiento nunca antes conocida. Los datos del usuario y los datos de la máquina, ambos circulando en el plano digital, cambian las reglas.

Al igual que Juanma ha publicado cuatro artículos sobre la digitalización y el deporte, tomamos aquí también el compromiso de ir escribiendo sobre el asunto, pero colocando la lupa en el MTB. En sí mismo, nos va a dar para una buena serie. La tesis doctoral recoge un incipiente análisis en este sentido, pero la velocidad a la que avanza lo digital requiere atención día sí y día también. Esto es un no parar 😉

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

A pensar en la presentación, en la defensa de la tesis… y en el libro

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Bueno, ya hemos enviado la versión “final” de la tesis doctoral. La suerte está echada. Entramos en una nueva fase: preparar su presentación y defensa que, si todo va bien, tendrá lugar hacia finales de junio. Es momento de escenificar lo que hemos aprendido con la investigación y trasladarlo a una presentación solvente con la que seamos capaces de reflejar aquello que aporta realmente valor.

Soy consciente de que lo que realmente importa es el documento que llegará a manos de los miembros del tribunal, pero como quiera que después vamos a publicar un libro, parte del material que prepare para la defensa es muy probable que lo aprovechemos en ese libro.

Finalmente hemos elaborado doce conclusiones respecto al contenido y cinco respecto a los métodos. Además, se realizan una serie de aportaciones teóricas al marco conceptual y otras de carácter más práctico, relacionadas con la forma en que la marca puede abordar la relación con una comunidad de usuarios online. Estos son los contenidos principales que deberemos poner en valor, pero también habrá que trasladar la intrahistoria de estos tres años dedicados al doctorado.

Creo que como hilo conductor elegiremos algún símil relacionado con el MTB para ir trasladando esa “ruta hacia el doctorado”, con la que titulamos este blog de apoyo a la investigación. El recorrido nos ha hecho transitar por diversos terrenos, más y menos complicados, que han requerido esfuerzos intensos en momentos puntuales, pero también una preparación de fondo para resistir una ruta de muchos kilómetros. La altimetría mostrará una sucesión de subidas y bajadas, con algunos tramos más llanos, donde pudimos bajar piñones y meter plato grande para coger una buena velocidad de crucero.

Sí, casi con toda seguridad manejaremos algún símil de estas características para hacer entender al tribunal y a quienes puedan seguir la defensa vía streaming que el recorrido ha merecido la pena y que hemos disfrutado con él. De eso se trataba, ¿no? 😉

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr

10 consejos sobre la arquitectura de una tesis doctoral

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Os comentaba el jueves pasado que había pasado el documento de la tesis a una de las personas de la comisión de doctorado. Ayer estuve hablando con ella y no tengo ya duda alguna: me queda meridianamente clara la importancia de la arquitectura de la tesis doctoral. En realidad, todo tiene que ver con el diseño de la investigación y cómo lo trasladamos a un documento. En mi caso, tengo que modificar algunos aspectos menores (espero hacerlo entre hoy y mañana), pero se me ha ocurrido resumir lo fundamental de esa arquitectura en estos diez puntos. Seguir leyendo 10 consejos sobre la arquitectura de una tesis doctoral

twitterlinkedinrssyoutubeinstagramflickr